Trabajo de los basófilos en nuestro sistema inmunológico

Trabajo de los basófilos en nuestro sistema inmunológico


Nuestro sistema inmunológico está compuesto por un montón de organismos celulares, los cuales se encargan de protegernos contra la acción de agentes patógenos que pueden desestabilizar nuestra salud, tal es el caso de los llamados basófilos, un tipo de glóbulos blancos o leucocitos que se encuentran en la sangre y que colaboran junto con otras células en lo que conocemos como respuesta inmune.

¿Qué papel cumplen los basófilos en nuestro cuerpo?

Al ser un tipo de glóbulos blancos, los basófilos cumplen un papel importantísimo en la prevención y cura de infecciones parasitarias y reacciones alérgicas.

Estos organismos celulares inmunes están involucrados en una serie de diferentes reacciones inflamatorias, sobre todo en aquellas relacionadas con síntomas de alergia. Los basófilos se caracterizan por contener un anticoagulante llamado heparina, el cual evita que la sangre se coagule demasiado pronto.

Su función principal en nuestro sistema inmune es la de liberar histamina, un producto químico vasodilatador que mejora el flujo sanguíneo hacia los tejidos y que sirve para detectar sustancias extrañas presentes en el organismo.

¿Cuáles son los valores normales de basófilos en la sangre?

En pacientes sanos, los basófilos representan entre el 0,01% y el 0,3% de la cantidad total de glóbulos blancos presentes en la sangre. El conteo de basófilos considerado regular suele ser de entre 40 y 200/μL para los adultos y entre 0 y 640/μL para los recién nacidos.

Cuando se tienen basófilos altos, esto puede significar la existencia de enfermedades de las vías respiratorias, así como de infecciones y trastornos de la sangre. A esto se le conoce como basofilia.

Por otra parte, los basófilos bajos pueden asociarse a condiciones como la urticaria autoinmune, además de leucemia o linfoma. A esto se le conoce como basopenia.

En fin, se trata de organismos celulares realmente importantes para nuestro cuerpo y la preservación de su salud, por lo que mantener sus niveles bajo control es más que nada una prioridad.

 

Trabajo de los basófilos en nuestro sistema inmunológico
Puntúa este post

Deja un comentario